Artículos de Interés

« Volver

Historias para ser Coaching



Fecha de publicación: 15 Ago 2014





Omagui, era un trabajador del campo y vivía con su madre, su padre y esposa.Su madre siempre fue ciega y le contaba historias de duendes.Su padre se concentró en el trabajo de la MINA. La esposa de Omagui NO podía tener hijos. Esta era la situación de Omagui. Quien todas las noches caminaba por el filo del lago BUSCANDO RESPUESTAS, tratando de indagar muy dentro de su ser el cómo afrontar emocionalmente esta situación familiar de la manera más inteligente. De pronto, en la soledad del lago, aparece un pequeño duende, Omagui sorprendido le dice muy temeroso "SOY OMAGUI, no quiero hacerte daño, por favor NO me hagas daño", el duende sorprendido dice " Gracias por hablarme, cuando un humano le habla a un duende, este se convierte en su consejero y siempre le obsequia algo de valor" . El duende continua " Dime en una sólo palabra ¿qué estás buscando en la soledad de este lago?" Omagui contesta "FELICIDAD". El duende continúa, "pues ese será mi obsequio, toma esta pequeña bola de acero, y al llegar a tu casa pide un deseo, al mismo tiempo tira la bola al aire, esta luego regresará a tu mano y tu deseo se habrá cumplido". OMAGUI feliz, regresa a su casa y le cuenta emocionado a su esposa lo sucedido, deciden tirar la bola de acero al aire pidiendo como deseo TENER UN HIJO. Justo en ese momento, ingresa la madre y dice "POR FAVOR, PIDAN QUE YO PUEDA RECUPERAR LA VISTA". A la vez ingresa el padre, y dice "MEJOR PIDAMOS ORO, eso nos traerá seguridad, bendiciones y podremos ayudar a todos". OMAGUI confundido regresa al lago, triste por que NO sabía cómo hacer para complacer a toda su FAMILIA, y le daba pena sólo cumplir UN DESEO. Increíblemente el duende vuelve a aparecer frente a OMAGUI quien le dice " Duende ahora estoy más complicado porque NO sé que deseo cumplir?” a lo que el duende contesta nuevamente "Omagui, ¿qué es lo que estás buscando?" "FELICIDAD" contesta OMAGUI, a lo que el duende contesta " ¿Y que te haría feliz? " Omagui contesta "QUE TODOS EN MI FAMILIA ESTÉN FELICES sin sacrificar el deseo de nadie". A lo que el duende pregunta " Si eso es lo que buscas ¿QUE ALTERNATIVAS tienes de que en un deseo puedas sentirte bien sin sacrificar a nadie? Omagui REFLEXIONO, con el corazón y con su mente y corrió FELIZ a su casa, ingreso miró a todos, y lanzo la bola de acero al aire SONRIENDO... ¿Qué hubieras pedido tú? El deseo de Omagui FUE: !QUIERO QUE MI MADRE VEA A MI HIJO JUGAR EN UNA CUNA DE ORO!